Sucumbí al Facebook:

lunes, 28 de septiembre de 2009

Que treinta años no es nada...

Arrestar a Polanski en tiempos de dictadores encubiertos por cremas democráticas. Arrestar a un creador, a un artista, a pesar de su legado y a pesar de que afuera sí hay personas que realmente ameritan el arresto, la cárcel, Siberia (y los siberianos de seguro me dirían ahorita "¿y aquí por qué?"). Arrestar a un viejo cansado, después de treinta años, después de que la misma otrora niña dijo que ya no había más problema.

Entiendo que en su momento fue un delito. Pero existe lo que se llama prescripción. Y además está la atenuante de que este señor se la ha pasado en el limbo tanto tiempo, huyendo de un coito legalmente tipificado como delito, huyendo de su perversión, huyendo de la mente pervertida de perversos que hacen males y ven la paja en el ojo ajeno. Treinta años de vivir en la zozobra, y a pesar de ella tenerlos bien puestos para seguir creando arte...

Me satisfacería más el poder ver uno de estos días a los grandes empresarios, a los dirigentes de todas las naciones que exponen a su pueblo al hambre, a los catedráticos de escuelas importantes que dicen mentiras y roban para mantener un nube de estatus, a los policías corruptos, a las madres que exponen a sus hijas a hombres sin escrúpulos, a padres que ponen a regentear a sus hijas, que ponen a sus hijos con problemas de salud a pedir limosna , a comerciantes que prefieren tirar sus productos antes que regalarlos a los millones que mueren de hambre, a todos los directores de Hollywood que han penetrado y perpetrado a miles de jovencitas en aras de un papel de segunda, arrestados.

2 comentarios:

Guillermo Robles Oceguera dijo...

Hola Marlen, soy un nuevo seguidor tuyo y todo fue por el hecho de tu gusto por las artes, te felicito que seas una promotora cultural y hablando de cultura te invito a mi nuevo blog de lo que pasa en el estado de Colima, te felicito y sigue adelante.
http://colimarte.blogspot.com
Saludos

Marlén Carrillo Hernández-Ferman dijo...

Hombre, pues muchísimas gracias! Ya tengo ligado tu blog para que otros también te vivan y vivan tu hermoso estado playero (qué chido, quiero ir a la playa!), Colima.

Seguimos leyéndonos.

Abrazos,

Mar.