Sucumbí al Facebook:

viernes, 31 de julio de 2009

Fugaciudad.


Escucho gotas bajando la escalera en caracol que es este sector del cielo. No sé si es la lluvia, las lágrimas de mi paralelo africano llorando por su quimera muerta, o si simplemente los tinacos de mi casa se vuelven a llenar de diez días más de rituales e inercia aseguradas.

Hoy no quiero probar a perder el tiempo. Celebremos la muerte de Julio. Amenacemos con danzarle el vientre a Agosto febril.

2 comentarios:

Mo Ka Hammeken dijo...

¡AGOSTO! Uno de los temidos meses de las tierras de fuego jajajaja...

Checando que los aires y los ventiladores funcionen al 100.

¡Gracias por recordármelo!...

Ya mínimo me echaré unos manguerazos... en el mar dicen que es temporada de no se que cosa. Un día que fui salí toda picoteada.

De cualquier forma creo que me seguiré arriesgando. Tendremos que llegar a un acuerdo Neptuno y yo...

¡Un beso!

Marlén Carrillo Hernández-Ferman dijo...

Mo Ka!

Feliz mes de agosto! Y que Zeus nos agarre confesados (o confiscados?).

No sabía lo de no meterse al mar en este mes. Yo me uno a tu misión de hacerle manita de cochino al Neptuno!

Un besote! Acá hoy llovió en la madrugada. (Pero ni se sintió la diferencia, buuuaaa).

Otro beso.