Sucumbí al Facebook:

domingo, 28 de junio de 2009

1er. aniversario

Hoy 28 de junio cumplimos un año saliendo en la versión electrónica de la revista semanal Día Siete, dentro de la sección Dardos.

Este post es simplemente para agradecer a la vida la oportunidad que me ha dado de exponer mis ideas en una página web que no es administrada por mí. Por poder decir tontera, filosofada, argumento teórico y fundamento jurídico de cuanta cosa me ocurre y veo en las calles y en la sociedad.

También quiero agradecer a las personas que hacen posible que los dardos sigan publicándose, desde el equipo de Día Siete hasta los lectores, pasando por mi carnal que paga el internet y mis ojos que ya me reclaman lentes de aumento. De entre las personas que conforman el equipo de Día Siete, quiero agradecer especialmente a Alejandro Páez Varela, subdirector de la revista y subdirector editorial del periódico El Universal, a José Guaderrama Miramontes, encargado actualmente de la sección "México" del mismo periódico, y a Jorge Alberto Castro, coordinador y administrador actual de los dardos que aparecen a diario en la página web http://www.diasiete.com/ por hacer de la realidad virtual un medio de expresión libre para que una servidora pueda conseguir su propósito: dar una versión personal, una óptica diferente de las cosas que nos suceden a diario.

Es mi primer año como dardera y me siento feliz. Esperemos que la vida nos dé la oportunidad de continuar en este proyecto que me impulsa a pensarle incluso de madrugada nuevos temas para estar siempre en un diálogo abierto con todo aquél que desee ponerse a platicar con mis hijas, mis amantes y mis extensiones: las letras.

Reciban un abrazo, feliz domingo.

2 comentarios:

Adriana Meza dijo...

HOLA

RESOLVÍ LA BRONCA Y LÁSTIMA QUE NO NOS VIMOS

CUIDESE

QUE ESTÉ BIEN

Anónimo dijo...

Felicidades Marlén. Saltillo se siente orgulloso de una comentarista como tú.

Leí tu último dardo en Día Siete y me pareció una buena idea empezar a practicar la tolerancia a partir de la música.

Buena suerte.

Laura E. Martínez L.