Sucumbí al Facebook:

sábado, 29 de agosto de 2009

Santa Sabina

En el día de Santa Sabina, todo es posible: las lunas son rojas y las nubes moradas... Bueno, eso era antes de todos los tiempos... Eso fue lo que estaba soñando hace rato, las siestas sabatinas son violeta-mente explosivas.

Ok, finalmente me hicieron el ultrasonido y no tengo problemas de vesícula. Me sugirieron ser menos corajuda. Yo más bien me sugiero que mi estómago me aguante esta racha de intolerancia no pasiva.

Es mi segunda semana de clases, he tomado puras clases cuchas: ando dando filosofía del derecho en la tarde. Me mortifica que mis alumnos temporales no supieran aún -y no sé si con lo que les dije ahora lo sepan- cuál es la diferencia entre ente y ser.

Entré al taller de narrativa. Jesús de León es la onda. Dijo una frase memorable: "En la vida uno tiene que aprender a renunciar". Y yo sé muy bien cuál es mi botín dimitido. Ahora ando algo preocupada porque debo escribir un texto con algo interesante que me haya ocurrido en la vida. Sé muy bien que nada interesante ha ocurrido aún. Y no puedo inventar nada...

Bien, es noche pero traigo todo el power: mala idea esa de hacer siesta. Ya tengo a mi bebé en mis brazos, el lunes lo entrego. Eso sí, el confesionario hoy no fue visitado por mí. Lástima, iban a hacer un especial de HDS...

Besos, feliz dormingo.

2 comentarios:

Eugenia dijo...

hola marlén!
Pues yo también he pensado de qué haré el texto. Dijo Chuy que podía ser algo común pero intersante :-s por lo pronto sigo dando vueltas en mi cabeza.

La escuela de letras cada vez se vuelve más cucha y ahoraa con este show que traen los maestros, peor.

Me da gusto que tengas alumnos!!!

SAludos!!

Marlén Carrillo Hernández-Ferman dijo...

Jajaja, sí, ya sé que pidió algo común e interesante... por qué crees que estoy así?

Los maestros no deberían prestarse a estos shows si quieren que los alumnos no respondan igual. El ejemplo, le llaman.

Siempre tengo alumnos, Euge. Todo el bendito año. Pero estos sí que me sacaron de onda con sus lagunas filosóficas... en fin.

Un besote, échele ganas al vanguardia! Abrazo.